Alcoholismo: Etapas, Causas, Efectos, Consecuencias

ALCOHOLISMO


El consumo del alcohol, ha sido reconocido como un factor de integración social y favorecedor de la convivencia». Esto es, el alcohol es una de las bebidas embriagantes que, consumidas con moderación y en los contextos permitidos, reduce la tensión, desinhibe y provoca sensaciones de bienestar. Los bebedores «normales» disfrutan de las bebidas por esos efectos placenteros y aprecian diferentes calidades de bebidas. Desafortunadamente, proporciones variables de individuos en la población presentan problemas en su salud y en sus relaciones interpersonales a causa del consumo inmoderado de alcohol.

Este consumo inmoderado se da ya que el alcohol es una de las drogas que tiene fácil acceso y además recibe una poderosa propaganda, esto lo convierte en un verdadero problema social en casi todos los países y también en el nuestro.

Etapas del alcoholismo

Etapa 1
En la primera etapa el individuo:
• Bebe demasiado en todas las reuniones, aumenta su tolerancia y la frecuencia de la ingestión, bebe con rapidez, sufre lagunas mentales, siente preocupación por beber, bebe furtivamente, manifiesta un cambio en la actitud y la forma de beber.

Etapa 2
Durante esta etapa el individuo:
• Sufre pérdida de control, bebe en la mañana para curarse la curda, siente aumento del impulso sexual, inventa un sistema de pretextos, siente remordimientos persistentes después de las borracheras, ocasiona la pérdida de sus amistades, pierde su trabajo, o cambia frecuentemente de trabajo, su familia se aparta, casos que pueden producirse en cualquier momento: hospitalización, divorcio, accidentes y arrestos.

Etapa 3
En esta etapa el individuo:
• Sufre borracheras prolongadas, pierde la tolerancia al alcohol, le lleva más tiempo recuperarse de una borrachera, padece temores indefinidos, se derrumba su sistema de pretextos, tal vez tenga que ser recluido en una institución mental.

Causas
El tan sólo tomar de manera regular y consistente durante un transcurso de tiempo puede ocasionar una sensación de dependencia y síntomas de supresión durante los períodos de abstinencia; sin embargo esta dependencia no es la única causa del alcoholismo. Para que una persona se vuelva alcohólica, por lo general se deberán tener en cuenta otros factores biológicos, genéticos, culturales y psicológicos.

La mayoría de los expertos concuerda en que los de factores más comunes son:
•Evasión: la bebida se puede usar como un medio para excluir de la mente problemas desagradables en vez de hacerles frente.
•Soledad: la bebida se puede usar para disminuir el dolor causado por tener pocas amistades, mudanzas frecuentes, no tener «raíces», separación de los seres queridos, etc.
•Miedo: la bebida puede darle a las personas tímidas, inseguras o amenazadas, un falso sentido de confianza en sí mismos y seguridad.
•Problemas familiares: Culpabilidad, Vergüenza, Rencor, Inseguridad, Delincuencia, Problemas económicos, Maltrato físico.

Efectos

Efectos físicos
El alcohol produce sobre el organismo un efecto tóxico directo y un efecto sedante; además, la ingestión excesiva de alcohol durante periodos prolongados conduce a carencias en la nutrición y en otras necesidades orgánicas, lo cual complica la situación.
Efectos psicológicos

El alcohol afecta en primer lugar al Sistema Nervioso Central y su ingerencia excesiva y prolongada puede provocar daño cerebral.

Consecuencias
Cerca de 200,000 defunciones al año pueden ser completamente o parcialmente atribuidas al beber. El alcoholismo puede matar en muchas maneras diferentes. En total, reduce la esperanza de vida por 10 a 12 años. Entre más temprano una persona empieza a beber gran cantidades de alcohol en gran medida, mayores serán sus perspectivas de desarrollar enfermedades graves más adelante.

Recomendaciones

Para el individuo que bebe ocasionalmente o con regularidad, pero que no es un alcohólico y está consciente del peligro de llegar a serlo, existen ciertas normas o reglas que le permiten con seguridad evitar el estado de ebriedad y sus consecuencias. Tales normas son las siguientes:
• Reconoce tus verdaderos límites.
• Come mientras bebes.
• No tomes rápidamente.
• Acepta la invitación a tomar una bebida sólo cuando realmente lo desees.
• Evita «tragos» aquí y allá.
• Si comes fuera de tu casa y tienes que regresar manejando tu automóvil, es preferible que no ingieras alcohol. Siempre que puedas, evita la bebida fuera del ambiente familiar.
No tomes para «relajarte» o tranquilizarte, cuando lo que realmente necesitas es un cambio de actividad o un poco de descanso.

Deja un comentario