Uso de conservadores y hormonas en los alimentos

Uso de conservadores y hormonas en los alimentos

 

INTRODUCCIÓN

La presencia de conservadores y hormonas en los alimentos es motivo de un debate sobre las formas en las que actualmente se alimentan a los animales y sus probables consecuencias para la salud en el ser humano.

Mientras que los defensores de los productos orgánicos [1] argumentan que el alimento de los animales está lleno de anabólicos y  de hormonas de crecimiento para tener un desarrollo de éstos más rápido y una mayor producción; sin embargo, otros opinan lo contrario,  los productores afirman que hay regulaciones estrictas sobre los métodos que deben seguir, los cuales son sometidos a evaluaciones constantes.

Lo cierto es que aunque parezca que los conservadores y hormonas en los alimentos no sea un problema social,  debemos recordar que la alimentación es la base de la existencia del hombre, y como tal, es de vital importancia saber cómo es que la tecnología ha cambiado la manera en la que se alimenta el hombre, pero sobretodo, hasta donde debe de llegar la avaricia de éste para acelerar los procesos de “engorda” de los animales.

Relación que tiene este problema social con otros.

Aunque se piense que éste problema pudiera ser independiente, existen muchas relaciones con otros problemas de nuestra sociedad. Lo primero que debo de señalar es que el principal motivo por el cuál decidí realizar este problema es por que puedo tener cierta cercanía con él, un amigo mío tiene lo que ellos denominan “casetas” que básicamente son complejos que las propias compañías de aves les instalan a los granjeros, con todo lo necesario para que las aves puedan sobrevivir durante todo su crecimiento, bebederos de agua, sistemas inteligentes para la distribución de comida, etc.

El negocio es sencillo:  Una vez que quedan instaladas dichas casetas, con capacidades de miles de pollos cada una, las compañías de aves llevan a las granjas a las pequeñas aves con poco tiempo de edad, las mismas compañías les brindan a los granjeros el alimento para las aves, lo que ellos denominan “pollinaza”,  y él único trabajo que ellos deben hacer es cuidar a las aves y alimentarlas.

Una vez que los animales  estuvieron en las casetas alrededor de 5 o 6 semanas, éstos ya crecieron lo suficiente y su desarrollo está completo, la compañía de aves recoge al pollo y les entrega a los nuevos animales. Por éste trabajo, los granjeros obtienen grandes ganancias, sin lugar a dudas, es un trabajo muy sencillo, ya que la compañía de aves les proporciona el alimento de las aves y se encarga de supervisar la instalación de las casetas.

Pero, si es un trabajo tan sencillo, ¿Por qué las mismas compañías no realizan ese trabajo en lugar de dárselo a terceros? Después de analizarlo en repetidas ocasiones, tanto con mi amigo, como con mi familia, hemos llegado a la conclusión de que las compañías de aves quieren evitarse una cosa: Alimentar a las aves.

Los especialistas han demostrado que las hormonas de crecimiento, aisladas en laboratorio y en contacto con ciertas células, pueden producir cáncer. Sin embargo, hasta ahora es muy difícil concluir que su presencia en alimentos pueda causar esa enfermedad en las personas. Es por eso que dichas compañías prefieren darle ese trabajo a terceros, en caso de que en algún momento, la ciencia compruebe que el alimento de los animales puede producir daños a la salud del hombre, la empresa de aves se deslindaría de toda responsabilidad, ya que ellos le pagaban a tercero por realizar dicho trabajo, evitándose demandas, sanciones o cualquier otro tipo de problema lega, social o moral.

Es aquí donde comienzan a unirse otros tipos de problemas sociales: El Uso de Conservadores y hormonas puede llevar a daños a la salud del hombre, la empresa responsable de dicho daño,  con tal de tener un desarrollo de éstos más rápido y una mayor producción, emplea anabólicos y  de hormonas de crecimiento, y para evitarse problemas de todos los ámbitos, le cede dicho trabajo a terceros.  Es aquí donde deberíamos de preguntarnos ¿Debe llegar el ser humano, con tal de tener mayor cantidad de producción, y consecuentemente más dinero, a dañar la salud de la población?

Si el ser humano se llegase a enfermar a consecuencia de su alimentación basada en alimentos transgénicos, llenos de conservadores, grasas trans, ¿Estarán los hospitales de Salubridad Social preparados para en un largo plazo atender a la población con problemas causada por su alimentación actual? (Falta de Servicio de Seguridad Social)

¿Por qué los gobiernos, no suspenden el uso conservadores y hormonas  en los alimentos hasta demostrar que efectivamente no dañan la salud del ser humano? (Corrupción, Intereses propios, necesidad de reducir la población mundial)

Algunos investigadores señalan que “el consumo de este tipo de alimentos están asociados también a enfermedades neurológicas como el Alzheimer y ésas son más bien del uso de ciertas hormonas”, pero, afirman, “todavía no hay nada concluyente”. “Para demostrarlo se necesitaría realizar experimentos con las personas y exponerlas durante largo tiempo a esas sustancias. Pero incluso en este escenario, habría otros factores que dificultan obtener conclusiones definitivas”.

“Necesitan un tiempo de exposición más prolongado y otros factores que estén interviniendo en esa situación, o sea, también tiene que ver que tengan susceptibilidad genética para tener la enfermedad, tiene que ver que tengan más exposición, por ejemplo, a otras sustancias que se respiran en el medio ambiente”. (Contaminación del medio Ambiente)

 

 

El problema Social en los distintos aspectos

  • Económico

En el aspecto económico, creo que el uso de conservadores y hormonas en los alimentos es de vital importancia, ya que es la principal causa del uso de dichas sustancias, entre más  rápido sea el crecimiento de los animales, e incluso de las frutas y verduras, las compañías incrementaran sus producciones lo que originará mayor cantidad de ventas.

Pudiendo así no sólo “satisfacer” las necesidades de toda la población (Véase el caso de compañías que llegan hasta los más remotos lugares de la república mexicana), sino que además, inician con sus planes de expansión internacional.

  • Moral

Desde el punto de vista moral, las empresas no deberían utilizar este tipo de productos hasta no estar seguros de  que no causan daños a la salud, este aspecto repercute directamente en las empresas de alimentos, además, también debe caer la responsabilidad en las autoridades, que permiten que este tipo de alimentos se estén ofreciendo al público sin antes, al menos, advertirles que el consumo de este producto puede provocar daños a la salud.

  • Social

Como ya se había señalado, el consumo de los alimentos que contienen hormonas  afecta directamente a la sociedad, es por ello que la sociedad debiera de evitar de consumir este tipo de productos hasta que se demuestre que no trae efectos contraproducentes.

  • Filosófico

Si las propias empresas y las autoridades no hacen algo por detener este tipo de alimentos, no queda nada más que la población comience a tener un consumo responsable y, como ya se ha señalado, comenzara tener un cambio en sus hábitos de vida, tanto en alimentación, como en eliminar el sedentarismo y aumentar la actividad física.

Y para las personas que desean consumir alimentos animales, podrían comenzar a consumir aquellos que se crían de manera orgánica, ya que éstos sólo comen alimento libre de cualquier químico, y sus derivados se procesan de forma artesanal, sin conservadores.

  • Psicológico

También debemos destacar que, cuando se hace del conocimiento a la sociedad, la posibilidad de que los productos con los cuales se alimenta pueden tener efectos contraproducentes, esto puede originar un temor en la sociedad de consumir dichos productos, e incluso, el cuerpo humano, puede provocarse a sí mismo ser vulnerable a alguna de las enfermedades, todo gracias al poderoso cerebro con el que cuenta el hombre.

  • Político

Por último, el hombre es un ser político, ya que necesita vivir en una sociedad, y ésta debe sujetarse a diversas normas y leyes que el gobierno debe supervisar, y en todo caso,  la sociedad debe de obligar a sus gobiernos a  tomar acciones severas en contra de dichos alimentos hasta que no se demuestre que no son nocivos para la salud, en diversas ocasiones el gobierno ha tenido que retirar del mercado productos como medicamentos, abarrotes, etc. debido a que una sustancia del compuesto presenta efectos contraproducentes, la pregunta sería cuánto tiempo tuvo que pasar para que se retirara el producto del mercado.

 


[1] Se llama orgánicos a cualquier producto o crianza de animales que están elaborados sin fertilizantes sintéticos, sin hormonas de crecimiento y sin pesticidas.

Deja un comentario